Seminario:

La verdad del evangelio II


EL REINO DEL VARÓN MADURO

1.  Dice Hebreos 12:28 "Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; 29porque nuestro Dios es fuego consumidor". La palabra reino es del griego Basileia y significa "soberanía, poder de reyes, y dominio".

2. La frase "reino de Dios" no aparece en el Antiguo Testamento, pero Dios sí es presentado allí como el  rey de Israel (Números 23:21)(Isaías 43.15), y también como el rey de todo el mundo (Salmo 47:8)(Salmo 103.19); reinando para siempre (Salmo 29:10). Todas estas expresiones indican no un reino político o terrenal sino espiritual.

3. Dios le dijo en Génesis 17:6 a Abraham que de sus lomos saldrían reyes, pero esos reyes comenzaron a salir desde el tiempo de Samuel donde los israelitas pidieron un rey (1 Samuel 8). Sin embargo, la monarquía fracasó completamente después de cuatro siglos.

4. Los profetas después de Samuel que vivieron durante el tiempo de la monarquía de Israel, pronosticaron el gran futuro en que el MESÍAS reinaría sobre todo el mundo (Isaías 2:1-4)(Miqueas 4:1-3). Este reino se establecería en el día de JEHOVÁ (Joel 2:28-3.21)(Amós 9:11-15), cuando Dios juzgaría a las naciones y salvaría al Israel de Dios "su pueblo universal". Al final de la destrucción del templo y de Jerusalén y de la era del judaísmo, crearía nuevos cielos y nueva tierra (Isaías 65:17)(Isaías 66.22).

5. Juan vino predicando el arrepentimiento porque el Reino de Dios se había acercado (Mateo 3:2). El ser israelita no aseguraba la entrada al Reino. Juan demandaba que el israelita debía hacer fruto digno del arrepentimiento para ser parte del reino de Dios (Lucas 3:8), sino se arrepentían, entonces, el juicio estaba cerca (año 70 d.C.), y el hacha (juicio) ya estaba puesta a la raíz de los árboles (judíos incrédulos al mesianismo de Cristo (Lucas 3:9).

6. A pesar de la aparente semejanza entre este mensaje y el que Jesús presentaría un poco después, todavía Juan imaginaba un reino político y terrenal. Cuando vio que no surgía tal Reino, Juan envió mensajeros para preguntarle a Jesús, si él era el Mesías o esperaban a otro (Mateo 11:2). Jesús contestó en efecto que la presencia del Reino de Dios se verificaba en la curación de los enfermos, en la resurrección de los muertos y en la predicación del evangelio a los pobres (Mateo 11:4).

7. El carácter del Reino traído por Jesús no era político, literal ni terrenal, pero se demostraba en obras que apuntaban hacia una restauración total de la gente. La presencia del Reino era manifiesta en las obras poderosas que Jesús hacía a favor de los necesitados. Pero el propósito del Reino era mucho más que la satisfacción de necesidades físicas, era trasladarlos a su propio Reino, donde estaría la salvación.

8. En el establecimiento del Reino, la muerte de Jesús era imprescindible para rescatar a las personas de sus pecados. Por eso, el hombre debía buscar el Reino sobre todas las cosas (Mateo 6:33) y recibirlo como un niño (Marcos 10:15), ya que el Reino no estaba lejos, sino entre los hombres (Lucas 17:21).

9. Los judíos desearon un reino que era nacionalista y político, un reino exteriormente notable. En Lucas 17:20 los fariseos le preguntaron a Jesús por la manifestación del reino, "Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia, 21ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros", Jesús les respondió que el reino no vendría por observación "helo aquí, o helo allí". No había que buscar literalmente en cierta ciudad o área geográfica, porque el reino estaba frente a ellos. 

10. El mesianismo de Cristo, no sería caracterizado por la manifestación de un libertador guerrero ni político, sino por un libertador del pecado en su más amplia expresión espiritual. Tal dimensión espiritual del mesianismo de Jesús redunda en un reino espiritual.

11. En 2 Timoteo 4:1 el apóstol Pablo relacionó la segunda venida de Cristo con el reino de Dios, "Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino". Si la naturaleza del reino iba a venir sin observación de "helo aquí o allá", de igual modo, la resurrección tendría la connotación de esa misma naturaleza. Manifestación de Cristo y reino son de la misma naturaleza o esfera donde no sería un asunto del ojo para ver algo físico, sino de entender algo espiritual o celestial.

12. Los Fariseos en sus días ya habían rechazado el reino de Jesús y su naturaleza celestial, ¿Por qué lo rechazaron? Porque ellos querían ver un reino en sus días de carácter físico como el que tenía el imperio romano. Ellos esperaban una naturaleza física del reino de Dios; pero Jesús en la frase "mi reino no es de este mundo", les estaba enseñando sobre un reino espiritual y celestial.

13. El 90% del cristianismo moderno ¿Qué espera ahora, hoy y en los próximos años y siglos? Esperan la manifestación de un reino físico o político, pero la cosmovisión del reino inconmovible de Dios ¿Ya está en acción, es actual o es una expectativa futurista? ¿Qué clase de reino habría de manifestarse en el mundo? ¿Habría de manifestarse un reino conmovible como el de las naciones o un reino inconmovible para no tener fin?.

14. Estaba profetizado en Sofonías 3:14-15 - Zacarías 14:9 - y Jeremías 23:5-6 que vendría un reino acompañado de un juicio.  Los profetas habían anunciado ese día de juicio también conocido como el Día del Señor y como consecuencia de ese juicio determinado, Israel experimentaría un cambio ó una restauración.

15. El profeta Daniel vio que el reino sería establecido en los días de Roma según el sueño que él mismo interpretó, Daniel 2:44 dice "Y en los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre". Es significativo ver que el Mesías nace en tiempos de la última parte de la estatua del sueño que representaba a Roma.

16. El rey del reino de Dios entró a Israel en Jerusalén montado en un pollino tal y como lo predijo Zacarías1:7-11, y como Rey fue aclamado (Mateo 21:9). La entrada de Jesús en un pollino y no en un caballo indica que la manifestación de la naturaleza del reino no era para guerrear sobre asuntos físicos, sino para establecer asuntos celestiales o espiritualmente eternos.

17. Según Lucas 17:20-21 el reino de Dios ya estaba en Jerusalén, estaba entre Israel desde la primera venida de Cristo. El evangelista Mateo escribió exclusivamente para los judíos y en Mateo 10:6,7 Jesús les dice a sus discípulos que le lleven las buenas nuevas del reino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel, para que ellos supieran que el reino ya estaba allí en acción y entre ellos. Pero debido al rechazado del re y del reino, éste les sería quitado, para dárselo a gente que produzca los frutos de él (Mateo 21:43).

18. ¿De donde surgió la doctrina literal del reino de Dios? Entre los dos testamentos en aquel período de 400 años de silencio, surgió el libro seudo epigráfico de los Salmos de Salomón (Capítulo 17:23-51) enseñó que <el hijo de David, el Mesías, derrotaría a los enemigos gentiles>. Como regidor de Israel, capitanearía las fuerzas militares que dominarían a todas las naciones; estas subirían a Jerusalén para glorificar a Jehová. ¿Qué enseñó este libro? Que el Mesías e Israel estarían gobernando a todo el mundo, porque su presentación sería un reino político.

19. De ahí, surgió la esperanza de la edad de oro, donde la gloria les sería devuelta a Israel, y las naciones gentiles serían juzgadas y por fin verían justicia y paz en el mundo para ellos. Todavía en nuestros días, los judíos esperan la edad de oro que reivindique a Israel como la potencia número uno del mundo.

20. En las enseñanzas de Jesús sobre el reino de Dios, encontramos cuatro características principales:

a. La característica de la extensión del reino: En la Parábola de la semilla de mostaza en Marcos 4:30-32) vemos que el reino comenzaría como la semilla más pequeña (la mostaza). Sin embargo profetiza que sería la mayor de las hortalizas, porque finalmente, se convertiría en un árbol que les daría sombra a las aves del cielo. En otras palabras, su reino iba a ser el mayor de todos los reinos.

b. La característica de su influencia: En la Parábola de la levadura en Lucas 13:20-21 vemos que el reino de Dios en la tierra causaría que, finalmente, todos serian afectados como la levadura fermenta o afecta toda una masa de pan.

c. La característica de su duración: Fue profetizado que el reino del Mesías no tendría fin. En Lucas 1:32-33l El Hijo del Altísimo fue llamado para gobernar un reino que "no tendrá fin" y esto es eterno.

21. La característica de su autoridad: Cuando Jesús estaba próximo a la cruz, dijo en Juan 12:31 - Juan 14:30 - Juan 16:11 que el príncipe del mundo  y la potestad de los aires (Efesios 2:2) serían destruidas, ¿Para qué? Para que se cumpliera que "toda potestad en el cielo y en la tierra fueran de Cristo (Mateo 28:18). Era necesario que el "príncipe de este mundo (el pecado tipificado como Satanás o la oposición a Dios) fuera juzgado. Y para que según Colosenses 1:20 todas las cosas en la tierra y en los cielos fueran reconciliadas con Dios mismo, haciéndoles la paz mediante la sangre de su cruz.

22. Cuando Jesús echó fuera los demonios y echó fuera a Satanás, el reino había llegado a los judíos (Mateo 12:26-29). Expulsar y destruir el reino del pecado (ilustrado por los términos beelzebú, demonios y Satanás) reafirmaba la plena autoridad de Cristo, desarmaba el reino de las tinieblas y le arrebata la autoridad a Satanás (o pecado).

23. Al librar del poder de las tinieblas, la gente era trasladada al reino del amado Hijo (Colosenses 1:13). Al estar dentro del reino, ya no hay beelzebú, tinieblas, demonios ni Satanás que tenga autoridad sobre la gente del reino de Dios.

24. Es muy lamentable que, el 90% del pueblo cristiano en este mundo, no se sienta parte dentro de la cosmovisión actual del reino inconmovible de Dios, donde no hay diablo ni demonios, ni potestad de la ley del pecado ni de la ley de la muerte bíblica. Ellos todavía esperan que los reinos de este mundo sean con movibles, para que quede el reino inconmovible de Dios por la eternidad.

25. El reino inconmovible no es un asunto de palabras, sino de poderes, Pablo dice en 1 Corintios 4:20 que el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder. El reino de Dios habría de ser espiritual con manifestaciones físicas. En Juan 6:15 la multitud quería hacer rey político a Jesús, pero él no se los permitió; porque su reino no era de este mundo ni como los del mundo (Juan 18:26).

26.  ¡Te das cuenta! el reino de Dios no es uno físico, ni político, sino espiritual. La iglesia ahora y hoy en día, no tiene que esperar reino en el futuro; porque como dice Pablo en Romanos 5:17 ya estamos reinando en vida. Según Efesios 2:6 ya estamos sentados en tronos juntamente con Cristo en los lugares celestiales.

27. Las palabras de Pablo dijo en 2 Timoteo 4:5 "Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino", se correlacionan con las palabras de Jesús en Mateo 16:28 cuando dice "De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí que no gustarán la muerte hasta que hayan visto al Hijo del hombre viniendo en su Reino. Observa que ambos relacionan "manifestación de Cristo con manifestación del reino al mismo tiempo".

28. Los creyentes y apóstoles de aquella generación (del 30 al año 70 d.C.) fueron los primeros en experimentar el Reino de Jesús cuando fue instaurado en la tierra durante su primera venida, pero verían en sus días la plenitud de esa manifestación.

29. En la Parábola de las diez minas en Lucas 19:11-27) los discípulos "pensaron que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente", V:11. En esa parábola, Jesús que es el hombre noble se va recibir el reino y luego vuelve. Antes de irse llama a diferentes clases de siervos para que administren el reino en tanto él regresa. Estos siervos representan a los creyentes de aquella generación. Los conciudadanos representan a los judíos que "odiaban" a Jesús, ya que la opinión general que prevalecía entre ellos era "No queremos que este reine sobre nosotros", V:14.

30. El "hombre noble" tenía un territorio en el cual gobernaba, tenía siervos a quienes mandaba y había leyes que regían en ese pequeño país, pero al noble le faltaba la autoridad de proclamarse "rey". El "Reino" que él se fue a recibir era el poder o la autoridad real o a plenitud que necesitaba para poner a todos sus enemigos bajo el estrado de sus pies.

31. Jesús tenía que recibir el derecho del dominio eterno, como habla Daniel 7:13-14, para que Su reino nunca fuera destruido. Jesús murió y resucitó y se fue hasta el anciano de días, su Padre, a tomar el reino. Él lo había dejado instituido en la tierra, pero la autoridad final le fue conferida por el Padre cuando subió en la resurrección, luego en su Segunda Venida en el 67d.C., otorgó, de igual manera esta autoridad a la iglesia y enjuició a todo aquel que no quiso dejarse gobernar por Él (Lucas 19:.27).

32. La expresión en su manifestación y en su reino  de 2 Timoteo 4:5 ya se cumplió, su segunda venida sin relación con el pecado fue un hecho histórico, la culminación del Reino Teocrático tomó lugar en el periodo de destrucción del templo, de Jerusalén y el juicio de  Israel para darle fin a la era judía o del judaísmo. El juicio de Dios cumplió su propósito, ¿Qué se comprobó? Que la nación del viejo pacto (Israel) rechazó a su Rey en sus días.

33. Israel expulsó su Rey; y los castigos prometidos por su infidelidad fueran gravados al pueblo impío. Los resultados se vieron en la ruina del templo, la destrucción de la ciudad, la desgracia de la nación, y la abrogación de la querida ley de Moisés, acompañado con escenas de horror y sufrimiento sin paralelo en la historia del mundo.

34. Esa gran catástrofe, entonces, cierra la conclusión de un reino divino que antes del año 70 d.C. era una exclusividad sobre Israel y nadie más. Los días de retribución llegaron y se cumplieron tosas las cosas que estaban escritas y prometidas (Lucas 21:22). Ya no hay más que escribir ni prometer ni profetizar ¡Todo está cumplido!. Si algo quedó en el escenario por cumplirse, entonces, ahora y hoy, hay una redención y salvación inconclusa; un reino inconcluso, una iglesia inconclusa; una autoridad inconclusa; una reconciliación inconclusa.

35. Pero, la señal de Su venida y el fin del siglo del judaísmo (Mateo 24:3) marcaron el fin, cuando Pablo en su hablar escatológico en sus días, dijo en 1 Corintios15:24 "cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia".

36. El cumplimiento de todo esto, es lo que tiene a muchas eminencias en teología desorientados en asuntos de escatología, ¿Qué es lo que más desconcierta? Que la  nación bajo un pacto de leyes; y gobernado por muchas edades de Dios, ahora y hoy, está disuelta, porque la nación de Israel ya fue juzgada, el templo ya fue destruido y todos los símbolos del A/T ya fueron quitados.

37. Y ahora, ¿Qué hay que administrar bajo aquel viejo pacto, si ya no hay una nación del pacto, el  pacto fue roto, e Israel dejó de existir como la exclusiva nación de Dios o el especial tesoro de él.

38.  El pacto fue disuelto; su violación fue castigada; los enemigos de Dios, y de Cristo destruidos; los siervos verdaderos y fieles de aquella generación ya fueron galardonados y la teocracia de Dios con Israel ya llegó a su fin. La terminación de todo esto, fue la inauguración de un nuevo orden, de un nuevo gobierno bajo los cielos nuevos y tierra nueva de la nueva Jerusalén en su orden espiritual y eterno, ahora, es que podemos entender a Hebreos 1:8 cuando dice "Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo".

39. Es lamentable decir, pero lo que Israel perdió, el mundo de hoy ganó. En los tiempos antiguos, mientras la teocracia de Dios subsistía para Israel, ellos como nación eran unos tremendos favorecidos por encima y sobre las demás naciones.

40. En aquellos tiempos, los gentiles, estaban fuera del plan, fuera del privilegio del Reino. Ellos fueron visto por los judíos como los inferiores, los inmundos, que debían estar fuera de la teocracia  y comiendo como perros las migajas que caían de la  mesa del rabino judío llamado Jesús.

41. La primera venida de Cristo no dio fin a todo el sistema religioso judaico. El Evangelio de Gracia en la predicación de Pablo, tenía sus más acérrimos oponentes (como fueron los judaizantes y aun a Pedro como judaizante en Gálatas 2).

42. Pero Dios, levanta a Pablo como un apóstol abortivo, como una urgente necesidad que debía ya estar presente en los días de los apóstoles columnas de la iglesia en Jerusalén. Pablo por todas partes viene rompiendo las cadenas y las barreras que existían entre el judío y el gentil.

43. Cristo hacía casi 40 años, había quitado el pecado de en medio por su muerte en la cruz; pero los judíos incrédulos a su sacrificio, seguían creyéndose la nación teocratica de Dios, continuaban en el templo de Herodes haciendo sacrificios por el cubrimiento de sus pecados, seguían sus abluciones, bautismos, circuncisiones, y rituales bajo el gobierno de la ley de Moisés, entonces, la clara distinción entre judío y gentil no podía ser demolida.

44. Pero por fin llegó el día, por fin vino el cumplimiento, la barrera fue derrumbada efectivamente cuando ley, templo, ciudad y nación fueron destruidos juntos y la teocracia visible de Israel por medio de un templo fue consumada.

45. La destrucción del templo y de Jerusalén fue la declaración formal y pública de que Dios ya no era el Dios de los Judíos solamente, sino que ahora es el Dios de todos los hombres, a quiénes en Cristo, reconcilió consigo mismo.

46. Ya no hay una nación favorecida y un pueblo particular, sino que ahora y hoy, la gracia de Dios "se ha manifestado para salvación a todos los hombres" (Tito 2:11).

47. Lo que era local y limitado a un templo y a una ciudad y a una sola nación, ahora, se ha expandido en forma universal a todos los hombres, y en Cristo todos han sido hechos uno (Gálatas 3:28,29).

48. Cuando todo estuvo sujetó, cuando anda quedó suelto en el universo, el Hijo entregó el reino en las manos de su Padre, para que Dios sea todo en todos (1 Corintios 15:28). En la revelación de Dios en todos, ya no existe una relación exclusiva para una sola nación, ahora y hoy, Dios es Uno con todos los hombres y es el todo y en todos.

 

Reynaldo Estrada. :: www.graciaypaz.com


Volver