Versículo clave: “Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré... Mas él hablaba del templo de su cuerpo.” Juan 2:19, 20

 

Este término “templo” (naoV) se registra en el Nuevo Testamento 46 veces significando un lugar sagrado y tiene varias aplicaciones en la Palabra:

 

El templo reconstruido por Herodes en el año 20 antes de Cristo y destruído por los romanos en el año 70 de nuestra era cristiana. A este templo se refirieron los judíos en Juan 2:19-21. Jesús predijo su destrucción en Mateo 24:6-7.

 

Lugares usados por los paganos para albergar sus dioses. Hechos 19:24.

 

La iglesia en forma figurada. Efesios 2:21. Pablo presenta a la iglesia como un templo, donde Cristo es el centro y de acuerdo a la promesa “donde están dos o tres reunidos en mi nombre”  Cristo esta presente.” Mateo. 18:20

 

Una iglesia local. 1 Cor. 3:16. Los corintios fueron llamados el templo de Dios, como iglesia local, principio que se aplica a cualquier congregación cristiana donde se exalta y se predica la cruz de Cristo.

 

Cada cristiano es un templo. 2 Cor. 6:19. Cuando un pecador es llamado por Dios y salvado por su gracia divina, en ese instante Dios lo sella con el Espíritu Santo de la promesa y se convierte en un templo de Dios. La nueva naturaleza es dada por gracia, pues el Espíritu Santo de la promesa es concedido, no adquirido en el nuevo creyente.

 

Cristo es el templo verdadero. Juan 2:19-21. Esta es la aplicación que Cristo hace de si mismo cuando se enfrentó a los judíos que cuestionaban su autoridad.

 

Existe otra palabra para templo en el Nuevo Testamento y es ieron ( Ieron ); pero nunca es usado figurativamente refiriéndose al edificio físico o extructura externa del mismo. Este vocablo es usado 71 veces.

 

 

1. Origen del templo terrenal bajo la teocracia de Dios

 

Venido el cumplimiento del tiempo,  Dios sacó al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto, y lo organizó bajo su gobierno.

El quiso habitar en medio de su pueblo y le dió la orden a Moisés de hacer un santuario para que Dios fuese el centro de la vida del pueblo hebreo. “Hacerme han un santuario y yo habitaré en medio de ellos.” Exodo 25:8. Qué privilegio tan grande para los hebreos que el mismo Dios viviera con ellos en el santuario construído por Moisés y los arquitectos inspirados! Moisés recibió exacta información de cómo sería construído este templo portátil que fue transportado por Israel en medio del desierto por más de 40 años hasta que fue reemplazado por el Templo de Salomón.

 

Un estudio cuidadoso nos mostrará que este santuario tipificaba o representaba la obra de nuestro gran Sumo Sacerdote. Todos sus enseres, muebles, ceremonias, rituales representaban a Cristo y su obra redentora, como el santuario o templo al mismo Cristo.  Así lo expresa Pablo en Colosenses 2:17: “Todo lo cual es sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo es Cristo.” Miremos en forma sencilla los muebles del primer templo donde Dios moraba con su pueblo.

 

 

A.   Altar del Sacrificio.  Cristo es mi sacrificio. Ex. 38:1-6.

 

En  la   parte  externa  del  Santuario  se encontraba este altar donde diariamente en la mañana y en la tarde se ofrecían los sacrificios continuos. Los sacrificios allí garantizaban el perdón del pecador, condición   para    ser aceptado   en  la  presencia de Dios.

 

En la parte externa del Santuario se encontraba este altar donde diariamente en la mañana y en la tarde se ofrecían los sacrificios continuos. Los sacrificios allí garantizaban el perdón del pecador, condición para ser aceptado en la presencia de Dios.

 

El cordero de Dios. Juan 1:29. Así lo presenta Juan; cuando Cristo fue bautizado en el río Jordán. Todos los sacrificios señalaban a Cristo Jesús como la solución de todos los pecadores arrepentidos.

 

 

 

B. La fuente del agua. Ex:30:17-21

Aquí se da una descripción de cómo fue construido este mueble y su hermoso significado.  El agua es símbolo de purificación.  Cada sacerdote estaba obligado a lavarse los pies y las manos antes de entrar y oficiar en el lugar santo del santuario.  Los que oficiaban en el santuario debían estar limpios de cualquier contaminación. 

 

En el Nuevo Testamento el agua representa la presencia del Espíritu Santo en cada creyente. En Juan 7:38-39 Cristo se refiere a la recepción del Espíritu Santo en cada creyente, simbolizando a Cristo como la fuente de agua viva que santifica.

Es decir, fuera del templo habían dos muebles: El altar del sacrificio que significa a Cristo como nuestra justificación, y la  fuente del agua que significaba a Cristo como nuestra santificación. Así lo dice 1 Corintios 1:30: "Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, él cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención." Debemos hacer la diferencia entre la santificación instantánea que recibimos cuando somos salvos y la santificación que Dios obra a través de su Espíritu diariamente.

 

 

 

C. Mesa de los panes. Ex. 25:23-30. 

Este mueble estaba localizado en la parte norte del lugar santo del santuario, donde los sacerdotes oficiaban diariamente.  Eran doce panes, representando las doce tribus de Israel, los cuales eran cambiados cada semana.  En la Palabra, el pan tiene varios significados:  La palabra de Dios.  Mat. 4:4 y la transformación a través de Cristo.

Juan 6:35, 63. Cristo se presentó en estos versos como el verdadero pan que descendió del cielo para darnos el alimento básico de la vida eterna.  Además, en Hebreos 4:12,  nos dice el autor que la "Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada aguda de dos filos. Y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón."

 

 

C. El candelero de oro. Ex. 37:17-24.

Este candelero, que tenía siete brazos, era alimentado continuamente con aceite puro de oliva.  Se mantenía encendido las 24 horas del día.  Cristo se representa en la Biblia como la luz del mundo.  “Yo soy la luz del mundo”.  Mat. 5:16 se refería al candelero del templo.  Todos estábamos en el reino de las tinieblas controlados por el pecado, pero Cristo nos dió la luz de la vida eterna. Con razón dijo David: "Jehová es mi luz y mi salvación." Sal. 27:1

 

La Palabra de Dios presenta a dos clases de personas: los que andan en tinieblas pertenecen al reino de Satanás, los que andan en la luz son los hijos de Dios. Los unos representan la  verdad, los otros el error.

 

 

 

D. El altar del incienso. Ex. 30:1-10.

Este mueble representa la intercesión de Cristo ante el Padre celestial.  En este altar se ofrecía el incienso compuesto de 4 elementos que representaban la obra de Cristo.

 

La uña aromática que representaba el ministerio de Cristo.

Estacte. Este ingrediente representaba sus sufrimientos.

El galbano tipificaba su muerte vicaria.

El incienso puro, su vida perfecta y su santidad.

 

Esto nos lleva a recordar lo que hicieron los hijos de Aarón cuando ofrecieron incienso extraño en el lugar santo y murieron en el acto. Esta tragedia está en Levítico 10:1-2.

 

 

 

 

 

C. El arca del antiguo pacto.  Ex. 37:1-9. 

Este era el único mueble que estaba situado en el lugar santísimo.  Dentro del arca habían varias cosas:  La vara de Aarón que reverdeció, el maná que Dios proveyó para los hebreos durante su peregrinaje, el libro de la ley y los diez mandamientos dados a Moisés en el monte Sinaí.

Allí era donde se manifestaba la presencia de Dios. 

 

 

 

 

 

 

El sumo sacerdote oficiando ante el arca del pacto

 

 

El sumo sacerdote representando a Cristo intercedía por todo el pueblo de Israel.  Una vez al año entraba al lugar Santísimo para purificar simbólicamente al santuario de los pecados cometidos por Israel durante todo el año.

Cuando el publicano oró al Señor en el templo dijo: "Señor, sé propicio a mí que soy tan pecador".  Se refería a la parte superior del mueble donde se encontraba el propiciatorio (Hilasterios-asiento de misericordia), era una plancha de oro bruñido que ocultaba los diez mandamientos labrados en piedra; el pecador sabía que la ley lo condenaba a muerte eterna, pero sabía también que antes de llegar a la ley de Dios, se encontraba con su misericordia representada por el propiciatorio.

 

 

Haciendo un resumen de los muebles en el santuario:

 

El altar del sacrificio y la fuente del agua, localizados fuera del tabernáculo: Jesús es mi justificación y santificación.

 

La mesa de los panes, el candelero de oro, y el altar del incienso, localizados en el lugar santo: Jesús es el pan de vida, la luz de la vida y la gracia y la verdad.  Todos estos muebles formaban una cruz comenzando con el altar del sacrificio.

 

El Arca del pacto dentro del lugar santísimo donde se mostraba la Gloria de Dios sobre el propiciatorio entre los dos ángeles en cada extremo del mueble: Jesús es la propiciación de Dios, la resurrección y la vida, el pan divino con su ley del amor. Estas son las palabras claves que definen mi salvación. Justificación, santificación y glorificación. Y lo más hermoso es que Pablo las define en el aoristo o pasado como una acción completada en la cruz del calvario en Romanos 8:28-30. Es un error garrafal confundir la santificación instantánea de Cristo en mi vida con la santificación dada diariamente por medio del Espíritu Santo.

 

2. Jesús establece su reino en el Nuevo Testamento

 

Durante el liderazgo de Moisés hasta Samuel, Dios fue el gobernador directo de Israel. Pero después las cosas cambiaron y los hebreos pidieron un rey como las demás naciones, Dios condescendió y estableció la monarquía complaciendo los deseos de sus hijos. Comenzó con Saúl y terminó con la deportación a Babilonia.

 

Cuando Cristo se encarnó, trajo las buenas nuevas del reino espiritual que estaba estableciendo sobre mejores promesas de su gracia. "Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo:  El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio." Marcos 1:14-15. Lógicamente este reino no era terrenal, con leyes humanas, sino espirituales, basado en leyes divinas.

 

Cuando un pecador es llamado por Dios, entonces forma parte del reino de Dios. El evangelio y el reino de Dios van unidos. Y en Lucas 17:21 Jesús dijo: "El reino de Dios está entre vosotros."  En la cruz del calvario se establece este reino con la sangre preciosa de Cristo, llamada la iglesia o el cuerpo de Cristo. Mat. 16:18. En este reino somos llamados el templo del Espíritu Santo. "¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu Santo mora en vosotros ?"  1 Cor. 3:16.  Este es el cumplimiento de la promesa divina que Cristo no nos dejaría huérfanos. Pertenecemos al reino de Dios porque tenemos el Espíritu Santo.  Qué privilegio !

 

Pablo añade en Efesios 2:21: "En quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor."

 

3. Cristo es el templo verdadero

 

Cristo se presenta como el verdadero templo, el centro de nuestra adoración, nuestra inspiración y seguridad cuando estamos en su presencia.  Juan 2:19-21, Jesús nos dice en estos versos:  "...Destruíd este templo y en tres días lo levantaré...Mas él hablaba del templo de su cuerpo." Los judíos literalizaron las palabras de Jesús, pero Cristo las espiritualizó.

 

La agonía en el Getsemaní.  Lucas 22:39-44. Era jueves el día antes de la cruz, cuando Jesús fue al monte de los Olivos para comenzar a enfrentar la agonía y el peso del pecado del mundo. Lucas nos describe la agonía de su amor por nosotros. La ciencia médica nos dice que derramar sangre por los poros es el clímax de la agonía humana llamada diapédesis o sea transpirar sangre. Este caso es único en la Biblia. Tres veces buscó otra salida para restaurar el universo, pero se sometió a la voluntad de Dios. Más tarde, como dice la Palabra, fue entregado en manos de los pecadores dirigidos por el príncipe de las tinieblas.

 

El templo, quien es Cristo, destruído. En la cruz del calvario se cumplieron  estas  palabras  proféticas  del  Antiguo Testamento.

Isaías53. En esa hora tenebrosa, Cristo fue destruido (muerto) por nuestros pecados, pero también fue el Conquistador y el Vencedor. El se entregó voluntariamente por los pecados de los escogidos, esta destrucción era temporal; solo duró tres días, conforme lo dicho por el mismo Jesús.

 

Cristo es hecho pecado por nosotros.  Allí en el Getsemaní, vicariamente, en lugar de nosotros, Cristo fue hecho pecador. No pecó, sino que el lenguaje más cercano a esto es que Dios puso en sus hombros todos los pecados de los escogidos y elegidos. En el momento de la cruz,  se hizo un corto circuito entre la naturaleza humana de Cristo y el mismo Dios, al decir: ¿Padre mío por qué me has desamparado? Mat. 27:56 Y añade el profeta evangélico en el salmo del leproso: "Mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros." Isaías 53:6. En el Getsemaní Cristo quedó contaminado con los pecados de aquellos que iba a salvar, como era contaminado diariamente el templo terrenal.

 

Grande es este misterio de la redención; demasiado profundo para entenderlo, pero sencillo y simple para aceptarlo. Desde el mismo momento en que Jesús entro en el Getsemaní y fue entregado en manos de los pecadores, comenzó su agonía; no fueron tanto los sufrimientos físicos lo que pesaba en su corazón, sino la carga implacable del pecado. Podemos hacer un recuento de los hechos durante la noche y el día siguiente de su juicio, pero nada se puede comparar a las tres horas que pasó colgado en la cruz. Fue tanta la agonía mental y moral del Hijo de Dios, que nos dice el relato bíblico que desde la hora sexta hasta la hora nona hubo tinieblas alrededor en toda la tierra. El Padre no perdonó a su Hijo, fue entregado por nosotros.  Desde las 12 del día hasta las 3 de la tarde, el Padre ocultó su rostro de su propio Hijo. Mateo 27:45. Romanos 8:32

 

El Cordero inmolado desde el principio del mundo. Nos dice Juan en Apocalipsis 13:8: "...El cordero que fue inmolado desde el principio del mundo"  Antes de la creación del mundo, Dios, previó la catástrofe del pecado, pero también previó la solución a través del sacrificio de su propio Hijo. Entender esto es comprender y tener un conocimiento supremo del amor de Dios.

 

 

 

LOS DOS MACHOS CABRIOS

 

En el mes séptimo, en el día de expiación,  los Hebreos celebraban la limpieza de los pecados acumulados simbólicamente en el lugar santo, el cual era contaminado cuando el sacerdote,  después de los sacrificios, introducía la sangre en el santuario.

Una vez al año, el Sumo Sacerdote introducía la sangre del macho cabrío que había sido elegido por suerte.

 

Se elegían dos machos cabríos, uno para el sacrificio y el otro para ser enviado al desierto.  Después que el Sumo Sacerdote ponía sus manos sobre la cabeza del macho cabrío y confesaba sobre él todos los pecados y maldades del pueblo de Israel, un hombre era designado para llevarlo al desierto donde lo dejaba solo.

 

Levítico 16:5-11 (Aarón) Y de la congregación de los hijos  de Israel tomará dos machos de cabrío para expiación, y un carnero para holocausto…Después tomará los dos machos de cabrío, y los presentará delante de Jehová a la puerta del tabernáculo del testimonio. Y echará suertes Aarón sobre los dos machos de cabrío; la una suerte por Jehová, y la otra suerte por Azazel…el de Jehová, ofrecerálo en expiación. Mas el macho cabrío, sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová, para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto.

 

Vs. 20-22,26 Y cuando hubiere acabado de expiar el santuario, y el tabernáculo del Testimonio, y el altar, hará llegar el macho cabrío vivo; y pondrá Aarón ambas manos suyas sobre la cabeza  del macho  cabrío  vivo,  y confesará  sobre  él todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus rebeliones, y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada: y dejará ir el macho cabrío por el desierto…y el que hubiere llevado el macho cabrío a Azazel, lavará sus vestidos, lavará también con agua su carne, y después entrará en el real.

 

El macho cabrío enviado al desierto, era el de la reconciliación, el cual representaba a Jesucristo. Sobre él era puesto el pecado y maldades de todos en el pueblo.  Isaías 53:1-12 De la misma forma Dios puso los pecados y maldades sobre Jesús, por lo cual El tenía que morir. Este macho cabrío por Azazel era enviado  al desierto,  y allí en la soledad,  moría el animal, pues la paga del pecado es la muerte y el pecado del pueblo estaba sobre él.

 

Romanos 5:10 …reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo…estando reconciliados…2 Cor. 5:19 Porque ciertamente Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo a sí, no imputándole  sus  pecados,  y puso en nosotros  la palabra de la reconciliación.

 

Desierto: Mateo 4:1- Jesús fue llevado del Espíritu Santo al desierto para ser tentado del Diablo. (el cordero inmaculado de Dios, tentado por Satanás) y los ángeles buenos asistian a Jesús.

 

Getsemaní: Lucas 22:39-46 el vaso, la agonía y la sangre. Y se le apareció un angel del cielo confortándole, porque los discípulos lo dejaron solo, prefirieron dormir.

 

Mateo 26:40  No pudieron velar con Jesús ni una hora, se quedaron dormidos. Jesucristo, bebió la copa de nuestras iniquidades y pecados, solo, como el macho cabrío era enviado al desierto.

 

El vaso: unos de honra y otros de deshonra...

De una misma masa dos vasos...

Limpia el vaso por adentro...

Somos vasos.

Nuestros vasos estaban llenos de iniquidad.

Jesús bebió todo lo que había en el vaso.

El vaso se quedó vacío, el vaso Jesús, se contaminó, por eso pudo ser entregado en manos de pecadores, antes no pudieron.

Si el de Jesús fue lleno con nuestros pecados, el de él se contaminó y el nuestro quedó limpio para siempre, nunca más estará sucio y contaminado. La Amada de Jesucristo está: sin mancha, arruga ni cosa semejante, ahora la Amada es Perfecta, santa, limpia y justa. No podrá contaminarse jamás. Abba Padre.

 

Solo, como el macho cabrío. Mateo 26:56  Mas todo esto se hace, para que se cumplan las Escrituras de los profetas. Entonces todos los discípulos huyeron, dejándole.

 

El macho cabrío estaba considerado como un animal limpio, no podía representar al enemigo, pues él es un espíritu inmundo. Apocalipsis 18:2

 

 

 

 

Resumen

 

LOS DOS MACHOS CABRIOS

 

Uno era para expiar con su sangre los pecados del pueblo, no se le ponía las manos ni se confesaba sobre él. Era el Cordero inmaculado, inmolado desde antes de la fundación del mundo. 1 Pedro 1:19,20

 

El otro era para reconciliar a dos partes enemigas que habían tenido una relación de Padre a hijo, pero cuyas relaciones se rompieron por causa de Adan nuestro primer padre terrenal. Por Adan se pasó el pecado y la muerte a todos los hombres. Este macho cabrío reconciliaba al pagar él la deuda que produjo la separación y destitución de la Gloria de Dios. Cuando el Sumo Sacerdote confesaba los pecados y maldades de Israel sobre el macho cabrío poniendo sobre su cabeza las manos, se le trasmitía lo que Dios quitó del pueblo: el pecado. Ambos machos cabríos representaban a Jesús.

 

Jesucristo, derramó sangre cuando fue circuncidado a los ocho días de nacido, cuando sudó sangre en el Getsemaní, cuando fue azotado, cuando le pusieron la corona de espinas en su cabeza, cuando le dieron bofetadas y mojicones, cuando clavaron sus manos y sus pies, finalmente cuando clavaron una lanza en su costado. Ninguna de estas veces al derramar sangre hizo que perdiera la vida.

 

Recordemos que el macho cabrío enviado al desierto, no moría por cuchillo derramando la sangre para expiación, pero si moría solo y abandonado.

Así fue con Jesús, no murió porque se quedó sin sangre, vinieron para quebrar sus huesos y ya estaba muerto, regularmente un crucificado permanecía unos tres días colgado del madero hasta que fallecía. Jesucristo murió como el macho cabrío enviado al desierto, con todos los pecados y maldades del pueblo puestos sobre él por el sumo sacerdote.

 

 POR QUÉ AZAZEL NO ES EL DIABLO

 

1. Dice Levíticos 16:8 Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por Jehová, y otra suerte por Azazel. 9Y hará traer Aarón el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Jehová, y lo ofrecerá en expiación. 10Mas el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto.

2. La palabra Azazel significa "chivo expiatorio o un chivo de salida o de partida". En el Antiguo Testamento se hacía sacrificios rituales para expiar el pecado del pueblo. ¿Qué era una expiación? Era un acto por el que se cubría el pecado para eliminar el obstáculo que impedía la bendición de Dios. Ese acto o expiación era un pago que se le hacía a Dios por medio de un sacrificio.

3. Todo lo que se pudiera contaminar, demandaba hacer una expiación. Por flujo de sangre se tenía que hacer expiación (Levíticos 12:6,7); por contaminarse con un muerto se hacía expiación (Números 19:9-17); por caso de Lepra se hacía expiación (Levíticos 14:18,53); y cuando los objetos sagrados del tabernáculo se contaminaban en los viajes se hacía expiación (Levíticos 16:33); pero oficialmente se hacía expiación por causa del pecado, debido a que contaminaba al hombre y se interrumpía su relación con Dios.

4. Los medios de la expiación variaba. Se usaba el medio de la ofrenda en efectivo (Números 31:50); se quemaba incienso (Números 16:47); pero oficialmente se hacía expiación por medio de la muerte de una víctima y por la sangre como símbolo de su vida derramada (Levítico 17:11). A veces el culpable mismo tenia que morir (Números 35:33), pero en la mayoría de los casos se ofrecía un animal como sustituto.

5. Ningún medio de estos podía quitar definitivamente el pecado (Hebreos 10:4), pero si prefiguraban a Cristo como el Cordero o sacrificio perfecto para quitar de la tierra en un día el pecado de condenación (Zacarías 3:9)(Hebreos 9:26)(Juan 1:29)(Hebreos 10:14).

6. La historia dice que Aarón tomó a dos machos cabríos y los puso delante de Jehová, a la puerta del tabernáculo de reunión (Levíticos 16:7). Como Azazel significa "chivo expiatorio, de salida o de partida", entonces, Aarón echó suertes sobre los dos machos cabríos; una por Jehová y la otra por Azazel (V:8).

7. La idea era que el macho cabrío por Jehová fuera sacrificado y el macho cabrío por Azazel fuera enviado al desierto para hacer la reconciliación entre Dios y el pueblo (V:10). El macho cabrío por Jehová era muerto, pero el macho cabrío por Azazel era vivo. El macho cabrío que quedó vivo se le llamó Azazel, porque era el que chivo de salida al desierto, el que a la vista de todo Israel, iba a llevar afuera del campamento los pecados de todos ellos.

8. Los dos chivos eran presentados vivos delante del Señor, pero el destino de ellos era determinado por suertes, ¿Cómo se echaba suerte? El sumo sacerdote del templo, colocaba un chivo a su mano izquierda y el otro a su mano derecha y echaba en una urna dos piezas de oro iguales, inscrita la una con la palabra "por el Señor y la otra con la palabra "por Azazel". Después de revolver la dos piezas dentro de la urna sin ver, tomaba una pieza en cada mano, la que tomó con su mano derecha, la ponía encima de la cabeza del chivo y la otra la dejaba caer al lado del chivo de la izquierda. De esta manera se decidía la suerte de cada macho cabrío o chivo.

9. ¿Qué hacía Aarón con el chivo que no ganó la suerte? Degollaba al chivo "del Señor" en expiación por el pecado de Israel, y llevaba la sangre detrás del velo adentro y con su dedo mojado en sangre lo sacudía siete veces sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio, y luego salía, y ponía la sangre sobre los cuernos del altar alrededor y esparcía siete veces sobre el altar y delante del altar del sacrificio y así santificaba las inmundicias de los hijos de Israel.

10. ¿Y qué hacía Aarón con Azazel? Como el chivo expiatorio estaba vivo, ponía sus manos sobre su cabeza y confesaba sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel y por confesión transfería de manera simbólica todos los pecados y rebeliones de los hijos de Israel.

11. Azazel fue un sustituto por los pecados de Israel. Un hombre venía y llevaba a Azazel a tierra inhabitable y lo soltaba por el desierto. Luego de lavar sus vestidos, entraba otra vez al campamento.

12. Azazel divagó por el desierto contaminado por los pecados de Israel y finalmente murió cargando los pecados de los hijos de Israel. Azazel no es el diablo, porque los dos chivos de Levíticos 16 representan la obra perfecta de la redención de Cristo. Ambos chivos simboliza el doble valor de la redención de Cristo.

13. El chivo de la suerte por Jehová prefiguró el valor de la propiciación de la muerte de Cristo, ¿Qué es propiciación? Es aplacar la ira de Dios por causa del pecado por medio de un sacrificio. La muerte de Cristo aplacó la ira de Dios contra violó la ley santa por causa de su pecado.

14.  Dios en su justa ira contra el pecado, pudo haber destruido a toda la raza humana y su creación, pero cuando El miró el sacrificio perfecto de su Hijo, y eso lo detuvo y lo detienen en su ira para no destruir al hombre y a la creación. Lea Hebreos 9:26 ¿Qué hizo Cristo en la consumación de los siglos?

15. Cristo quitó de en medio el pecado y por ende, quitó la ira de Dios. Somos salvos siempre salvos, perdonados siempre perdonados, aceptos siempre aceptos en el Amado.

16. El chivo de la suerte por Azazel prefiguró el valor del perdón y la reconciliación que Cristo hizo a favor de todos los pecados conscientes y voluntarios de los que creen. Ya no tenemos pecado que nos condene, ya no hay causa que nos elimine o nos produzca la muerte de perdición. Lea Efesios 1:7 ¿Qué tenemos en Cristo?

Lea Colosenses 2:13 ¿Cuántos pecados nos perdonó?

17. El chivo Azazel fue expiatorio, pero no fue el diablo que cargó con los pecados de los hijos de Israel. Lea 1 Pedro 2:24 ¿De qué herida fuimos todos curados?

¿Qué llevó Cristo en su cuerpo sobre el madero?

 

18. Lea Hebreos 10:17 ¿Qué archivos tiene Dios en su memoria de nuestros pecados?

¿Por qué? ¡Disfruta la redención, el perdón y la reconciliación con Dios!.

 

 

Cristo es el cuerpo, las leyes y ritos, y también la sombra que el cuerpo proyectaba, hasta que llegó el Hijo de la promesa. Colosenses 2:16,17, Gálatas 4:16-29 Romanos 9:8

 

La obra completa en la cruz. Juan dice de Jesús en la cruz: "Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado su cabeza, entregó el espíritu." Juan 19:30. En la cruz, se completó la obra de la redención, es historia, es la obra más grande que se haya hecho en beneficio de los pecadores. Esta fue una obra realizada de una sola vez, la muerte y el derramamiento de la sangre preciosa de Cristo es suficiente para solucionar de una vez el problema del pecado. Tetelestai: saldada la deuda. “Ya no somos deudores a la carne” Romanos 8:12

 

El templo no vió corrupción. Así está escrito:"Porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción." Hech. 2:27. Durante estos cortos tres días, Jesús, permaneció en la tumba, pero el domingo su cuerpo sale del infierno, restaurado por la gloria de Dios. Ya el templo estaba purificado. El mirar a Jesús el viernes colgando de la cruz, y contemplarlo después el domingo en la mañana, con su carne restaurada, era un constraste bien marcado, que hacía casi imposible reconocerlo a través de la carne después de su resurrección.

 

El templo es purificado. Durante el día jueves y viernes, el templo,  Cristo Jesús, fue contaminado por nuestros pecados. Fue profanado por los pecadores y por nuestros pecados, pero el domingo, es restaurado y vindicado del pecado. Los ritos y fiestas judías prefiguraban esto durante la dispensación mosaíca.  En la cruz del calvario Cristo fue el cordero pascual y el macho cabrío de la expiación. En su resurrección, fue el cordero triunfante y el león de la tribu de Judá. Podemos resumir esto así: En el Getsemaní, fue la contaminación diaria, en la cruz fue el gran día de la expiación, pero en su resurrección fue nuestra purificación y justificación. Rom. 4:25 Es decir salió purificado para siempre así como nosotros también.

 

 

4. El santuario de Moisés es purificado. Daniel 8:14

 

Nos dice Daniel acerca de la purificación de este santuario que prefiguraba la purifcación de nuestros pecados por medio de Cristo Jesús: "Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas el santuario será purificado." Este hecho histórico no tiene que ver nada con la purificación de nuestros pecados en la cruz del calvario ni mucho menos con la purificación del cielo. En ninguna parte se registra que el cielo ha sido contaminado con nuestros pecados. Fue aquí en la tierra no en los atrios celestiales que el santuario fue purificado. Es arbitrario y falto de hermenéutica aplicar una profecía que se cumplió en el siglo segundo antes de Cristo ir al cielo. Estos datos nos muestran la obra de este pagano llamado Antíoco Epífanes, contra la religión de los judíos y especialmente contra el santuario centro de adoración del pueblo hebreo:

 

El santuario estuvo profanado y pisoteado por Antíoco Epífanes por 1150 días en el siglo segundo antes de Cristo.

La palabra día en hebreo Yom y Yamid no se encuentra en Daniel 8:14

En junio del año 168 antes de Cristo comenzó la profanación.

Antíoco sustituyó a Jehová por Zeus en el templo

Levantó un gimnasio pagano en Jerusalem

Prohibió la circuncisión en Judá

Saqueó la ciudad, el templo y sus utensilios

Esclavizó las mujeres y los niños

Derramó sangre inocente

Ordenó sacrificios a los ídolos en el santuario

Suprimió las libaciones

Profanó las fiestas de los judíos

Edificaron altares y santuarios  para sus ídolos

Sacrificaron puercos y animales impuros en el santuario

Libros de la ley quemados

Mujeres muertas por circuncidar a los niños

La Biblia lo llama: La prevaricación desoladora

En diciembre del año 165 antes de Cristo el santuario fue restaurado, exactamente 1150 días o 2300 tardes y mañanas

Restaurado, vindicado o purificado por los macabeos. 1 Macabeos 4:41-43

Se estableció en Palestina Jannuka, fiesta de la dedicación

Jesús celebró esta fiesta registrada en Juan 10:22

 

Los grandes exegetas y estudiosos de la Biblia están de acuerdo que esta profecía de la purificación del santuario en la tierra es historia antiguo-testamentaria y no tienen un seguimiento en el Nuevo Testamento. Esta creencia es universal entre el cuerpo de Cristo.

 

 

5. Cristo como el Templo es glorificado

 

Fue el día jueves que Cristo fue entregado en manos de pecadores y como el Cordero de Dios sin mancha fue contaminado por manos pecadoras. Cuando decidió beber la copa de la cruz, esa misma noche Satanás usó toda su jauría para mancillar y violentar nuestro Salvador y Templo Divino. El día viernes él llevó a cabo en la cruz la expiación por todos los redimidos, cuando se cumplieron las profecías mesíanicas del Antiguo Testamento. Esa tarde todos los pecados de los redimidos fueron expiados. En la cruz  la agonía de Cristo fue mayor cuando no sintió el perdón de su propio Padre. El tuvo que pagar la deuda del pecado. Así lo expresa Pablo en Romanos 8:32: " El que aun a su propio Hijo no perdonó,  antes le entregó por todos nosotros, ¿ cómo no nos dará con él todas las cosas ?. Cristo no fue perdonado en la cruz, tuvo que sufrir solo y pagar el precio del pecado cometido por Adán y su descendencia. El domingo en la mañana fue diferente, salió triunfante y purificado; ya la redención era historia, el varón de dolores era el León de la tribu de Judá, había vencido a Satanás en el mismo terreno donde el primer Adán había caído. En su resurrección Cristo salió purificado. El templo estaba limpio, nuevamente sin contaminación para siempre. La obra de la redención estaba completa, los beneficiados fuimos nosotros los redimidos. Ese día de su muerte se cumplió lo que escribió el profeta Daniel en el capítulo 9:24 el Mesías iba acabar la prevaricación, concluir el pecado y expiar la iniquidad…a la mitad de la semana número setenta. La expiación fue en el año que Jesús dió su vida en el Calvario.

 

Cuerpo y sombra. Nos dice Hebreos acerca de la ley: "Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros no la misma imagen de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año hacer perfectos a los que se acercan" Hebreos 10:1.  Todo el ritual de los hebreos eran una sombra de lo que había de venir. Era temporal el oficio de la ley, (NomoV) nomos en griego, quiere decir Torah o Pentateuco. Lo mismo dice Colosenses 2:16-17 cuando Pablo nos aclara lo transitorio de la dispensación mosaica: " Por tanto nadie, os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva, o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo es Cristo." Estos versos no permiten interpretación privada para segmentarlo y decir que una parte del verso se refiere a la ley moral y otra a la ceremonial. Todo está incluído en la pluma inspirada de Pablo. El diccionario Larousse nos dice que es una sombra: "Oscuridad de forma especial que produce un cuerpo sobre otro proyectando la sombra" Los ritos antiguo-testamentarios, la señal dada a Israel en el pacto de Moisés o sábado era una sombra de lo que había de venir.

 

Jesús, asciende al cielo el domingo. Ese mismo día Jesús fue al cielo con su cuerpo purificado para presentarse delante del Padre y presentar sus manos horadadas al universo, allí estaba escondida su fortaleza y amor. Sabemos por el relato bíblico que el domingo en la tarde descendió nuevamente a la tierra para dar las instrucciones finales a sus discípulos. Ahora ellos entenderían el plan de la redención más claramente

 

Jesús es glorificado. En su oración sacerdotal de Juan 17 Jesús le pide a su Padre: " Ahora pues Padre glorifícame tu al lado tuyo con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese." Juan 17:5. Es de la creencia general que cuando Cristo finalmente ascendió al cielo después de 40 dìas fue recibido en gloria de acuerdo al Salmo 24 como el "rey de la gloria." Volvió a tomar todos sus atributos pero conservando su naturaleza humana en representación de los redimidos, que hermoso cuadro saber que tenemos a nuestro "Hermano mayor" representándonos delante del Padre. Efesios 1:6

 

Cristo entra al lugar santísimo del cielo.  Hebreos nos dice claramente que en el cielo no hay lugares más santos que otros. Cuando Cristo ascendió finalmente entró directamente al cielo y se sentó a la diestra de Dios Padre todopoderoso. "Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entro una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención." Hebreos 9:12. Cristo Jesús nunca fue sacerdote, sino Sumo Sacerdote y nunca en el ritual hebreo el sumo sacerdote oficiaba en el lugar santo sino en el Lugar Santísimo, así mismo pasó en el mismo cielo, ascendió para interceder por nosotros ante el Padre Celestial. ! Aleluya! Efesios 1:6 Aceptos en el Amado

 

6. Los templos cristianos

 

Cristo escogió doce discípulos para entrenarlos y hacer réplicas de él mismo, estos se convirtieron en 70 discípulos y más tarde en el aposento alto eran 120 discípulos. Estos fueron constituidos en templos vivientes donde moraría el Espíritu Santo. Donde exista un cristiano habrá un templo donde se adore a Dios

La iglesia un templo universal. Efesios 2:21-22. "En quien todo el edificio, bien coordinado va creciendo para ser un templo santo en el Señor. En quien vosotros también soís juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu." Este es la bendición divina que fuimos constituidos templos para honra y gloria de Dios. Dios ha universalizado la iglesia a través de todos sus hijos.

 

Somos casas templos. Expresión del libro de Hebreos que hace referencia a los hijos de Dios. "Pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual somos nosotros, si retenemos firme hasta  el fin de la confianza y el gloriarnos en la esperanza." Hebreos 3:6. La Biblia está llena de métaforas y aplicaciones de las bendiciones del cielo sobre su pueblo.

 

7. Fuego en los templos de Dios

 

Desde el mismo principio Dios ha usado el fuego como símbolo de aprobación, presencia divina y también de destrucción. Los sacrificios que ofrendaron los patriarcas  fueron aprobados con fuego.

El fuego significa la presencia de Dios en Éxodo 3:2 cuando Dios llamó a Moisés para la gran misión de sacar a Israel de Egipto.

El llamado de Isaías al servicio profético fue impregnado de fuego simbolizando la purificación del profeta. Isaías 6:6

Cuando Dios llamó a Gedeón para su tarea durante la época de los jueces usó el fuego. Jueces 6:1

Cuando descendió el Espíritu Santo sobre los 120 en el aposento alto simbolizando la presencia y el poder del Espíritu Santo. Hech. 2:1-4

Los sacrificios de Israel eran consumidos con fuego del cielo para mostrar la aprobación de Dios. Lev. 9:24.

 

8. Fuego en el Santuario

 

Cuando el santuario fue terminado Exodo 40:38.  La gloria de Dios llenó el santuario cuando fue inaugurado por Moisés en el día era una nube, en la noche era el fuego directo sobre el santuario mostrando la presencia de Dios. Además la lámpara de los siete brazos estaba constantemente ardiendo en el lugar santo. Durante los 40 años que Israel vagó por el desierto la presencia de Dios los acompañó hasta que fue reemplazado por el templo construido por Salomón.

 

9. Fuego en el templo de Salomón

 

Cuando Salomón el segundo rey del reino unido construyó esta maravilla donde Dios habitase, nos dice el relato que el fuego llenó el templo cuando fue dedicado. El fuego les estaba mostrando al rey y todo el pueblo la presencia de Dios entre su pueblo. 2 Cron. 7:1-2.

 

10. Fuego en el Pentecostés

 

Los discípulos estaban listos para ser investidos del poder de Dios a través del Espíritu Santo. En el aposento alto solo una palabra reinaba, unidad. De pronto nos dice Lucas que 50 días después de la pascua o muerte de Cristo, el poder de Dios descendió sobre todos los que estaban presentes y lenguas de fuego cayeron sobre ellos. Hech. 2:1-4.

 

 

11. Fuego en cada cristiano

 

En forma individual los profetas y santos varones de Dios han sido llenos del poder del Espíritu Santo y han sentido fuego en sus almas. Así mismo cada cristiano genuino debe sentir el mismo poder para ministrar en el cuerpo de Cristo y cumplir la gran misión encomendada por Cristo para cada uno de nosotros. En el nuevo nacimiento Dios ha equipado a cada cristiano con un don para el servicio del cuerpo de Cristo. "Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los demás como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios." 1 Pedro 4:10.

Dios equipa a la iglesia con los dones espirituales. Un recuento de más de 20 dones fueron dados al cuerpo de Cristo para este ministerio sagrado registrados en el Nuevo Testamento específicamente en Ef. 4:11-13 encontramos cinco ministerios importantes, divididos en ministerio y misión.

Los profetas, apóstoles, pastores y maestros eran para el ministerio interno, para el cuerpo de Cristo, para ministrar dentro de la iglesia

Los evangelistas eran para cumplir la misión de Mateo 28:18-20 de ir por todo el mundo y predicar el evangelio eterno. Es decir con los dones dados por el cielo podemos ministrar dentro del cuerpo de Cristo pero con la misión encomendada a todo cristiano debemos cumplir la tarea de evangelizar a los que no conocen esta hermosa verdad de las buenas nuevas de salvación. Estamos completos para encender la iglesia del fuego de Dios y de llenar cada rincón de nuestro vecindario del evangelio eterno. Cada cristiano tiene una misión que cumplir fuera de la iglesia, y un ministerio que desarrollar dentro del cuerpo de Cristo.

 

12. El templo de Dios con los hombres

 

La promesa profética es que, viene el día cuando nosotros los cristianos tendremos el hermoso privilegio de morar eternamente en la presencia de Dios. Nos dice Apocalipsis 21:3: " Y oí una gran voz del cielo que decía: "He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos  como su Dios." Y añade el verso 22 de este capítulo: "Y no ví en ella templo; porque el mismo Señor Todopoderoso es el templo de ella y el Cordero."

 

Nos dice Efesios de la alabanza trinitaria en el cielo

 

"Para alabanza de la gloria del Padre."  Efesios 1:6

"Para alabanza de la gloria del Hijo " Efesios  1:12

"Para alabanza de la  gloria del Espíritu Santo. " Efesios 1:14

 

Fuimos creados con este propósito divino que le sirvamos en gloria  aquí en la tierra y  en el más allá por la eternidad.