Confesiones de la

Confraternidad de Iglesias de Gracia

(Parte 1)

 

Estamos en común fe si crees lo siguiente:

  • Que Jesucristo es Dios y a la misma vez hombre.

  • Que Dios es uno.

  • Que eres un elegido por gracia.

  • Que la fe no es de todos.

  • Que los elegidos por gracia estamos predestinados para salvación.

  • Que somos salvos desde antes de la fundación del mundo.

  • Que Jesús fue ofrecido para sacrificio como decreto desde antes de la fundación del mundo.

  • Que la nueva criatura engendrada por el Espíritu Santo, existe para siempre porque El nos aceptó y adoptó en Jesucristo.

  • Que estamos bendecidos con toda bendición celestial desde antes de la fundación del mundo.

  • Que nadie puede arrebatarnos de las manos de Jesucristo y del Padre.

  • Que el bautismo que menciona Pablo en Efesios 4:5, es el bautismo en la sangre y la muerte de Jesús en la cruz del calvario.

  • Que Jesucristo vino a buscar y salvar lo que se le había perdido (sus hijos escritos en el libro de la vida).

  • Que nuestra pascua, que es Cristo, fue sacrificada por nosotros.

  • Que la salvación adquirida por Jesús, aseguró para siempre nuestras vidas con eternidad, porque ya no podemos morir más y vivimos como Jesucristo vive.

  • Que los ángeles fieles a Dios, vienen a servir a los herederos de salvación.

  • Que el pecado fue quitado para siempre el día que Jesús lo llevó en la cruz

  • Que el juicio vino por un pecado.

  • Que los que reciben abundancia de gracia y don de justicia, reinan en vida.

  • Que el primer Adán nos trasmitió el pecado y la muerte y que el postrer Adán nos quitó el pecado y la muerte.

  • Que el hijo de Dios se convierte en su imitador.

  • Que el hijo de Dios tiene un proceder y una responsabilidad en su diario vivir.

  • Que el hijo de Dios da gracias en todo y es agradecido.

  • Que no hay otro mediador sino solo Jesucristo.

  • Que Dios es la cabeza de Cristo, Cristo la del hombre y el hombre el de la mujer.

  • Que si Jesucristo resucitó de los muertos, ya no estamos en pecado.

  • Que tenemos que velar y orar para no entrar en tentación.